traductor para el blog blogger web

lunes, 24 de febrero de 2014

Reporte especial: AOKIGAHARA, El bosque de los suicidas


Hablar sobre la muerte causa un  efecto en muchas personas como escalofrío, miedo, rechazo y ha llegado a escandalizar a más de uno desde hace no sé cuánto tiempo, ahora hablar sobre el suicido causa mucha más controversia, mientras miles de personas lo toma como un acto "cobarde" para la solución de los problemas (ya sean amorosos, económicos, de salud  o psicológicos), para otros no hay otra salida más que morir y rápido (algunos quieren hasta que no les duela). Las personas no pensamos igual (aunque muchos se nieguen a creerlo y sigan sin entenderlo) y cada uno tenemos razones muy diferentes entre sí, para tomar esa difícil decisión dependiendo de cómo estemos, sobre todo psicológicamente, si tenemos una depresión profunda o simplemente se pierdan las ganas de vivir por la razón que sea. Y es en este punto donde podemos encontrar una diferencia abismal entre culturas, para los que vivimos en Occidente, el suicidio ha sido ligado (como lo dije arriba) a ser un acto" cobarde" y sin razones contundentes, mientras que para los Orientales, es un acto de honor y valentía (solo recordemos a los Samuráis y el Seppuku que para que algunos lo entiendan  es la forma correcta de decir lo que se conoce vulgarmente como el famoso Hara Kiri).


Un país como Japón (y para muchos resulta extraño), tiene un alto índice de suicidios en su población, en sí las razones son muy variadas y no se sabe con exactitud algún "patrón" de ellas, el caso es que, a las faldas del volcán inactivo más famoso y visitado llamado el Monte Fuji  en la cercanía de la cuidad de Tokio se encuentra el bosque Aokigahara, mejor conocido como el bosque de los suicidas. Este lugar está lleno de cadáveres de personas que decidieron acabar con su vida sea por lo que sea, a muchos les escandaliza el hecho de que esa gente vaya y acabe con su vida en un lugar público y de "fácil" acceso, vamos un lugar turístico. En la entrada del bosque se puede leer un cartel con el escrito siguiente: "Tú vida es valiosa y te ha sido otorgada por tus padres. Por favor piensa en ellos, en tus hermanos e hijos. Por favor busca ayuda y no atravieses este lugar solo", además del número telefónico de la asociación de Prevención del Suicidio en Japón. Sobre advertencia no hay engaño, pero se hace caso omiso a este letrero que está escrito en varios idiomas, además del japonés. Las imágenes hablan por sí solas, cadáveres "frescos" colgados de las ramas de los árboles, cuerpos momificados, huesos, cráneos, ropa, cartas…. Son cosas que podríamos encontrarnos si entráramos al bosque.


¿Lugar de moda? No, algunos textos que circulan en la red, mencionan que los "suicidios" en este lugar se remontan hasta el periodo feudal del siglo XIX, los cuales mencionan que en esa época, la isla nipona era azotada por una hambruna terrible y las familias más pobres vivían desesperadas, por obvias razones este lugar servía como lugar de escape dejando a sus niños y ancianos abandonados dentro de la espesura del bosque y me supongo que uno que otro por ahí que termino con su vida. Si bien una de las razones es que en Japón, sale caro terminar con la vida, ya que, por poner un ejemplo, alguien se avienta a las vías del metro en Tokio, la familia debe pagar un dineral por "daños" a la empresa causados por el suicida, por esta razón cada año los habitantes optan por ir al bosque ya que es "gratis" y no genera gastos a sus familias, sea como sea, este bosque tiene el segundo lugar donde se comenten suicidios del mundo (por abajo del puente Golden Gate). Por otro lado tenemos que los nipones son fieles creyentes de historias de fantasmas y demonios, este hermoso bosque que abarca más de 3000 hectáreas,  está lleno de ellas, desde que el bosque tiene "cierto" magnetismo para que las personas acaben con su vida, hasta que el "ambiente" del mismo se siente triste y desolado, que se escuchan voces del más "allá" que hacen que todos quieran acabar con su vida.

Existen dos textos publicados que hacen referencia al tema, Kuroi Jukai ("el negro mar de los árboles") del escritor Seichiro Matsumoto de 1960,  por otro lado Tsurumi Wataru en su libro (y que ha vendido más de 173 millones de ejemplares solo en Japón) titulado Kanzen Jisatsu Manyuaru ("El completo manual del suicidio") de 1993 lo ha recomendado como "el lugar perfecto para acabar con la vida". También podemos encontrar la película de 2004 llamada Ki no Umi ( No hablo japonés, no la he visto y no sé cómo "traducir" el nombre de la pelí), donde por lo que he leído por ahí, es la historia de 4 personas que deciden suicidarse en el bosque. Y también está el documental de 2006 del cineasta Santiago Stelley.


Desde 1971, algunas personas en Tokio se han dado a la tarea de buscar los restos de los suicidas, además de que unos 300 bomberos y policías todos los días buscan los restos para retirarlos (tanto los encontrados hasta por los turistas y los no encontrados) además de una patrulla que ronda el bosque para evitar que las personas tomen la decisión final. Cada año se lleva a cabo una especie de "limpia", cientos de voluntarios recorren el bosque para buscar cuerpos, dejando a su paso cintas plásticas de colores como señalamientos, el bosque aparte está lleno de estas cintas como de basura, cajas de medicamentos, armas de fuego, ropa, zapatos, huesos, navajas, cámaras de video (donde muchos dejan su último mensaje) etc. No existe un dato concreto de cuantas personas han ido a morir ahí, se dice que son más de 100 por año, en 2004 se encontraron 108 cuerpos y tampoco existen estadísticas desde cuándo, el bosque es un lugar para dejar un cadáver. Se dice que han encontrado hasta cadáveres de 200 años de antigüedad, además de haber encontrado un cuerpo momificado dentro de una "casa" hecha de cartón. ...

Agradezco este informe a mi amiga Alexa Tsjuder; visiten su blog;  http://lamorguedemissfermento.blogspot.mx/