traductor para el blog blogger web

domingo, 23 de enero de 2011

Cultura Gótica: El cine gótico (parte 2)

 El género del film de horror gótico amalgama en otro lenguaje todas las características de esta cultura. Ha existido desde hace tanto como el cine mismo. Usualmente se lo relaciona con películas situadas en castillos ruinosos, cementerios hechizados, y con ruidos atemorizadores; pero el horror gótico es mucho más que eso. Bajo este concepto cualquier película de terror con un decorado adecuado quedaría enmarcada dentro de lo gótico, pero en estos films los decorados recrean una atmósfera insana mediante la yuxtaposición de arquitecturas y fundamentalmente por la iluminación. Las escenografías siempre están en penumbras, jugando más con impresiones que con certezas, con contornos difuminados que ayudan a crear una sensación de irrealidad y un ambiente malsano.
Más allá de todo esto el cine gótico se identifica con temas específicos como los sueños perturbadores, el amor desesperado e imperecedero y la romantización melancólica de la muerte.
Este tipo de cine tuvo su época de oro en los años '60 y '70, donde se produjeron cientos de films tanto en América como en Europa. Esta etapa puede ser definida como horror gótico clásico, pero antes de éstas hubieron otras películas que fueron definiendo y creando el género.
El origen del cine gótico se remonta a los comienzos del expresionismo mudo alemán. La primera película que reúne los dos géneros es El Gabinete del Doctor Caligari (Das Kabinett des Doktor Caligari), dirigida por Robert Wiene en 1919. Si bien la escenografía no encuadra dentro del esquema de lo gótico, ya que es netamente surrealista, el film en sí, tanto en su tema como en la atmósfera, introduce los primeros conceptos del horror gótico. Esta original historia sobre sueños, sonambulismo, locura, amor y maldad nos transporta a un ambiente gótico sin necesidad de valerse de cementerios ni de castillos embrujados.  
A pesar de estar también enmarcado dentro del expresionismo mudo alemán, Nosferatu, el vampiro (Nosferatu, Eine Symphonie des Grauens), es un film netamente gótico. Dirigido por F. W. Murnau en 1922 esta película incorpora elementos distintivos del género tanto en su escenografía, clima, actuación y tema, incluyendo el primer vampiro de la historia del cine. 
El vampirismo es el tema gótico por excelencia siendo Nosferatu la primera adaptación fílmica no acreditada de la novela Dracula de Bram Stocker. 
El gótico llega a América en el año 1925 con el film mudo producido por la Universal El Fantasma de la Ópera (The Phantom of the Opera) dirigida por Rupert Julian.
Ya dentro del cine sonoro, en el año 1931 la productora Universal lleva a la pantalla su versión de Dracula dirigida por Tod Browning. El film en realidad está basado en la obra teatral del mismo nombre que era interpretada por Bela Lugosi, quien le rogó al director de la Universal, Carl Laemmle, que le dejara el papel protagónico. El éxito de esta película fue el inicio de todo un ciclo de largometrajes de terror en los años '30. En 1936 Drácula tuvo una hija como secuela del film de Tod Browning. La Hija de Drácula (Dracula's Daughter) fue dirigida por Lambert Hillyer y podríamos considerarla como una película de menor importancia. El tema de una mujer vampiro ya había sido tocado anteriormente en el film de Carl Dreyer Vampyr (1931-1932) que estaba sutilmente basado en la novela Carmilla de Sheridan Le Fanu. Este fue uno de los films de vampiros más extraños y menos reconocidos. Se encuentra a mitad de camino entre el cine mudo y el sonoro, ya que ha pesar de estar sonorizado continua usando la técnica de carteles explicativos típicos del período mudo. La acción transcurre en un clima onírico e irreal, en parte gracias a la fotografía de Rudolph Mate que filmó solamente al anochecer y al amanecer utilizando una lente de gasa. Vampyr no funciona mediante los típicos standards del horror tale como la sensación de shock o las acciones físicas, deja mucho mas librado a la imaginación y a la participación mental de la audiencia que ninguna otra película de terror. Poco después del Drácula de Tod Browning, otra novela gótica clásica fue hecha por la Universal. El film de James Whale de 1931 Frankenstein (también conocido como Frankenstein, the Man Who Made the Monster) fue una versión simplificada de la muy compleja y filosófica novela de Mary Shelley. En 1935 James Whale con el mismo equipo de filmación volvería para realizar una secuela (que al principio se titularía The Return of Frankenstein) con el nombre de La Novia de Frankenstein (Bride of Frankenstein) también basada en la novela de Mary Shelley. La película es totalmente romántica. Aquí también se da el cruce entre gótico y expresionismo como en Frankenstein, tan al gusto de James Whale. Esto se ve claramente en la escenografía que va de lo gótico (el interior del castillo de Frankenstein) a lo expresionista (el bosque de arboles desnudos, el cementerio, las cruces y los santos derribados). La serie continúa en 1939 con El Hijo de Frankenstein (Son of Frankenstein), esta vez dirigida por Rowland V. Lee, El Fantasma de Frankenstein (Ghost of Frankenstein) de 1942 dirigida por Earle C. Kenton y el pastiche Frankenstein contra el Hombre Lobo (Frankenstein Meets The Wolf Man) de 1943 realizada por Roy William Neill.
Entre 1957 y 1976 quien llevaría la bandera cinematográfica del cine gótico seria la productora inglesa Hammer Films. Con películas de calidad descendente en el tiempo llevando el terror a, casi, la comedia absurda. Estos films no soportan ningun tipo de revisionismo histórico poniendo los monstruos clásicos al nivel de lascivos sexuales (la sangre como virginidad sexual y fuente de juventud eterna). Los ambientes construidos entre el gótico y el barroco y las actuaciones llevadas del teatro a la sobreactuación. Muchas de estas películas se han transformado en films de culto o de base para futuros realizadores.
A principios de los '60 la American International Pictures quería competir con el éxito creciente de Hammer Films, fue así que contrató a Roger Corman para dirigir una película basada en un relato de Edgar Allan Poe. El resultado fue La Caída de la Casa Usher / La Pavorosa Casa Usher (The Fall of the House of Usher / House of Usher - 1960). Este originó una década de films estrechamente emparentados, siempre basándose en relatos de Edgar Allan Poe. Las historias se situaban en castillos viejos, tenebrosos y mazmorras con herrumbrosos implementos de tortura. Estos eran casi siempre los mismos sets, solo que arreglados e iluminados de manera un poco diferentes. La siguiente película del ciclo está basada en la novela corta de Howard Phillips Lovecraft: El Caso de Charles Dexter Ward (The Case of Charles Dexter Ward). Para poder amalgamarla con el resto de la serie, Corman hizo que Price recite un poema extractado de La Caída de la Casa Usher, que se transformaría en el título del film: El Palacio Embrujado / El Palacio Encantado (The Haunted Palace - 1963). Este mantiene la temática y la estética oscura de las anteriores, logrando que el poema se convierta en una metáfora de la trama.  
Después que el género fue popularizado por Hammer durante los '60, algunos directores europeos (principalmente italianos y españoles) hicieron sus propios films góticos. Estas películas tomaban parte del estilo clásico británico, pero algunos realizadores demostraron creatividad y talento. Entre ellos podemos citar a Mario Bava quién en 1960 realiza La Máscara del Demonio (La Maschera del Demonio / Black Sunday / Revenge of The Vampire), película que reúne un completo catálogo de imágenes y situaciones del género, filmadas con la impactante fuerza pictórica de las viejas cintas de terror en blanco y negro. Otro realizador que hizo su aporte al gótico italiano es Riccardo Freda con la ópera-terror I Vampiri (The Devil's Commandment / Lust for a Vampire - 1956) y la perversa L'Orribile Segreto del Dottore Hichcock (The Horrible Dr. Hichcock - 1962), protagonizada por Barbara Steele (la estrella femenina mas importante del genero quien fue descubierta por Mario Bava).
A principios de los '60 en Francia nació una tendencia de films basados en Carmilla de Sheridan Le Fanu. Esta especie de cuentos de hadas surrealista con sangre, colmillos y mujeres desnudas comienza con Et Mourir de Plaisir (Blood and Roses - 1960) escrita y dirigida por Roger Vadim. Otros prestigiosos directores como Jean Rollin se unieron a esta corriente con películas visualmente hermosas pero con poco o nada de guión.
En España también se dio un auge del cine de horror en esa época. Dentro del gótico se destaca la adaptación de la novela de Bram Stocker por Jess Franco El Conde Drácula (Count Drácula - 1970). Se suponía que ésta iba a ser la adaptación más fiel a la novela. Tras la serie de películas Hammer sobre el personaje de Drácula, Christopher Lee encarna a un Conde que comienza envejecido y que va rejuveneciendo a medida que prueba la sangre de sus víctimas. Dentro del género que nos interesa, también se puede mencionar otro clásico de Jess Franco, el film de 1962 Gritos en la Noche / L'horrible Dr. Orloff (The Awful Dr. Orloff).
En América, fuera de los Estados Unidos, el país que tuvo una filmografía de horror más prolífica fue México, dónde se filmaron todo tipo de películas del género. Específicamente góticas podemos citar a El Vampiro (Fernando Méndez - 1957), film totalmente precursor, ya que es la primera vez que aparece un vampiro con colmillos (Christopher Lee los usaría un año después). También lo son su secuela El Ataúd del Vampiro (Fernando Méndez - 1957) y El Mundo de los Vampiros (Alfonso Corona Blake - 1960) que trata al vampirismo como una secta.
Tras estas dos décadas de esplendor, el horror gótico ha sido gradualmente reemplazado por otros subgéneros como el Gore y el Splatter. Muy pocas películas se realizaron en los años posteriores. Dentro del variado panorama del cine de horror en los años '80, abundante en parodias, comedias y espectaculares efectos especiales, sólo podemos destacar dentro del subgénero que nos importa el film británico del año 1986 Gothic dirigido por Ken Russell. La película trata sobre los hechos acontecidos una noche de Junio de 1816 en la residencia suiza de Lord Byron, en la que se encontraban reunidos Mary Shelley, su esposo Percy y el Dr. John Polidori. Bajo el efecto de drogas y alcohol se dedicaron a relatar historias de fantasmas entre las que surgieron Frankenstein de Mary Shelley y El Vampiro de John Polidori. El film transcurre dentro de un clima gótico-alucinatorio con una cuidada fotografía y puesta en escena.Tambien es de destacar El ansia (The hunger - 1983) de Tony Scott, una pelicula sin sangre y con una pareja (David Bowie, Catherine Deneuve) muy aristrocratica seduce a una joven (Susan Sarandon) introduciendola en el mundo vampirico.
El único autor moderno que incursionó con continuidad dentro del género gótico es Tim Burton. El fue responsable de la multimillonaria versión de Batman del año 1989. Batman podría ser considerado como un film «post-gótico o «neo-gótico» ya que transcurre en un tiempo indefinido y en una ciudad moderna, pero que conserva todas las características de una escenografía gótica clásica, donde los castillos medievales son reemplazados por imponentes edificios sumidos en sombras macabras. Gotham City es una transposición de Metrópolis de Fritz Lang, donde se mezcla la estética gótica con la de los años `30 y con la fascista. El guión se basó en los comics El Regreso del Caballero de la Noche (Dark Night Return - Frank Miller - 1986) y La Broma Asesina (The Killing Joke - Alan Moore / Brian Bolland - 1988), donde se muestra a un Batman totalmente oscuro y nihilista. Esta caracterización de personajes con mundo interior perturbado y turbulento, se acerca a los arquetipos clásicos del género. La relación Batman - Joker, Joker - Batman en la cual cada uno existe en función del otro y viceversa, hace recordar las antinomias clásicas: Drácula - Van Helsing y Dr. Frankenstein - El Monstruo. Tras el éxito de taquilla de Batman, el próximo proyecto de Burton fue más personal. Basándose en una idea propia concibió El Joven Manos de Tijera (Edward Scissorhands - 1990). Esta es una surrealista y hermosa variación del mito de Frankenstein que bajo la inocente apariencia de un cuento de hadas se esconde un sustrato mucho más retorcido y perverso. 
La Warner Brothers decidió hacer una secuela de Batman. Burton al principio no estaba del todo seguro de formar parte del proyecto, pero luego de ver varias veces Batman sintió que podía mejorarlo ahondando más en los personajes. Así se concretó Batman Vuelve (Batman Returns - 1992). Esta es una película de horror pero no de terror, donde la tragedia será el desencadenante de todas las situaciones. Los tres personajes principales sufren experiencias traumáticas que cambiarán para siempre su vida, tanto de niño, como Batman y el Pingüino, o de adulto, como Gatubela. Esto los llevará a mostrar una doble personalidad, como el Dr. Jekyll & Mr. Hyde, donde se exhiben la deformidad, la anormalidad y los demonios interiores, con toda la poética de lo gótico. Es una historia de personajes opuestos condenados a no entenderse, de perdedores condenados a la soledad; de personajes tan ambiguos donde el bueno no es tan bueno y el malo no lo es tanto.
En los '90 se dio un resurgimiento del cine de vampiros. Sin duda la película gótica más importante de esta época es la versión de Francis Ford Coppola de Bram Stocker's Drácula (1992). Ya desde el título prometía ser la lectura cinematográfica más fiel a la novela, cosa que se cumple en parte, ya que se exagera el lado romántico de la misma. Tanto en la trama como en su desarrollo, la película conserva la estructura de la novela, pero la diferencia está dada en el tratamiento que hace de los personajes y de la historia. Aquí los personajes son tan ambiguos como en Batman Vuelve, lo cual nos hace pensar en una nueva clase de héroe/antihéroe gótico, ya que Drácula es el malo que goza con el mal por despecho y venganza, y al mismo tiempo es el bueno que sufre por amor. Esta dualidad también está dada en el personaje de Van Helsing (Anthony Hopkins), distanciándolo del clásico de Peter Cushing, porque al estar tan obsesionado por el mal llega a parecer él mismo el malo de la película.
Francis Ford Coppola anunció que tenía intenciones de realizar una versión definitiva de la novela de Mary Shelley: Frankenstein. Al final solo terminó coproduciendo Frankenstein de Mary Shelley (Mary Shelley`s Frankenstein - 1994). La película es un gótico cuento de horror oscuro, pero que describe de manera conmovedora las relaciones humanas entre los personajes.
Otra pieza de horror neogótico es El Cuervo (The Crow - 1994) de Alex Proyas. Aquí se presenta otra vez el nuevo héroe/antihéroe gótico convertido en un ángel de la muerte, movido por la venganza, que valiéndose del maquillaje acentúa sus facciones demoníacas. Su móvil es al igual que en Drácula, en Batman y en El Rostro de la Venganza (Darkman - Sam Raimi - 1990), el dolor por la muerte de un ser querido que lo lleva a querer corregir lo incorregible.
La última gran película gótica es la versión fílmica de la novela de Anne Rice Entrevista con el Vampiro (Interview with the Vampire - Neil Jordan - 1994). Tras varios años de películas de vampiras lesbianas, por primera vez una superproducción de Hollywood muestra vampiros con tendencias homosexuales (como antecedente podemos citar La Danza de los Vampiros [The Fearless Vampire Killers - Roman Polanski - 1967]). Esto se ve claramente por ejemplo en la escena en que Lestat (Tom Cruise) seduce a Louis (Brad Pitt). La película resalta los costados homoeróticos y sensuales del mito vampírico, filmados con una cuidada fotografía y reconstrucción de época. La historia esta narrada desde el punto de vista del vampiro y no de sus víctimas, ya que es Louis quién dos siglos más tarde de haberse convertido en vampiro, decide relatar su triste y sensual historia de vicio, terror, placer, dolor, deseo, éxtasis y amor, a un joven reportero (Christian Slater).
A pesar de los cambios surgidos por el paso del tiempo, el gótico se mantiene vigente. Hay espectadores que prefieren las películas del período clásico a las actuales, pero lo cierto es que el género ha sido siempre el mismo que ha ido evolucionando, pero manteniendo vivo su espíritu, que despierta nuestro lado más oscuro y melancólico.

2 comentarios:

plared dijo...

Bastante interesante y documentado repaso. En especial siento predilección por el fantasma de la opera de Rupert Julian. Saludos

Hades dijo...

Esa es una excelente version (los clasicos mudos siempre lo son)con el formidable Lon Chaney... saludos y gracias por comentar