traductor para el blog blogger web

viernes, 1 de abril de 2011

Esperando la señal (cuento)


Estaba en la esquina de costumbre. Era de noche, siempre es de noche. 
El cielo encapotado por una espesa capa de nubes dejaba caer gotas que, como dagas atravesaban mi cuerpo. Los relámpagos recortaban los edificios con plateadas líneas de luz. 
Yo estaba allí, como siempre,  esperando la señal. 
En tu ventana la luz dibujaba sobre la cortina tu silueta desnuda. Contorneándote suavemente te  secabas  el pelo luego de tomar una ducha. 
Otro relámpago, otras siluetas. Por el techo se coló una sombra. Reptando, cobijado por la oscuridad el ladrón entro en tu edificio, en tu departamento, en tu cuarto. 
Las sombras en la cortina se trenzaron en una danza vertiginosa. La luz se apago de golpe. El trueno de un arma ilumino la ventana y luego el silencio de la noche y el susurro de la lluvia envolvieron el lugar. 
El ladrón salió corriendo por la puerta principal, asustado corrió hacia mi. Quede petrificado por el terror. Mirándolo a los ojos evite que me empujara con un leve movimiento y se perdió por la calle vacía, en la noche oscura. Un instante después llegaron las patrullas de policía y en la ambulancia cargaban tu cuerpo blanco, apenas cubierto por una sabana que quedaba transparente bajo la persistente lluvia.
Entonces de un salto te pusiste a mi lado y tomaste mi mano,  fría como la noche. 
Ya se han ido las luces de los autos. Tu ventana es un hoyo oscuro en la negra noche. 
Mirándola fijamente ahora somos dos esperando la señal.